Perspectivas de empleo

empleo

De cara al futuro, estas son algunas de las perspectivas acerca del empleo.

Empleo

Es máxima asentada que el teletrabajo abrió la puerta a la globalización del talento. Y en este tenor, un administrativo en México puede trabajar en una empresa de Colombia, y al revés.

En el momento en que esto suceda, en las empresas la competitividad aumentará considerablemente por la razón de que tendrán que ofrecer buenas condiciones para atraer al talento que podría trabajar en cualquier parte del mundo. Asimismo, tenderemos a no solo trabajar para una empresa, sino para varias.

En lo que concierne al teletrabajo o home office, si en algo están de acuerdo quienes trabajan en la gestión de recursos humanos de las empresas es que este será mucho más habitual a partir de ahora.

La situación ideal más defendida, hasta el momento, es poder intercalar los días en la oficina con el trabajo desde casa. Y aún más: hay quienes pronostican que vamos a un escenario donde todas las empresas que se lo puedan permitir contarán con el mayor número de trabajadores en remoto.

empleo

Un futurólogo de ayer

Por otro lado, en las ciudades donde para bien y para mal se concentra la mayoría de la población se apuesta ahora por una movilización, un comercio y una socialización multicanal, híbrida y heterogénea en aras de ahorrar tiempo o dinero.

En este sentido, las predicciones que hizo hace más de cien años Mr. Keynes, economista, se cumplieron parcialmente. La evolución de la tecnología y las máquinas, unidas al progreso de la legislación social, colocarían al ciudadano de clase media en una situación inaudita: la de no saber qué hacer con el tiempo que le sobra.

Liberados del quehacer impuesto por la necesidad, hombres y mujeres se encontrarían sin saber en qué emplear su tiempo. Y la nueva y paradójica tarea consistiría en inventar quehacer para el ciudadano enfermo de desocupación. Con base en esto, se vislumbra en el horizonte el crecimiento de una industria que ya era lucrativa: la del ocio.

 

Juan Carlos Cruz │

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *