Recursos Humanos y redes sociales

recursos humanos

Recursos Humanos abrió brechas inéditas con las redes sociales de internet.

Recursos Humanos y tecnologías de la información (TI)

Las redes de internet, así como Sillicon Valley, no son la causa, sino el efecto de redes sociales y de poder que ya antes ejercían influencia. Esa es una de las principales tesis del historiador británico Niall Ferguson en La plaza y la torre.

Lo cito para poner de relieve que, con las tecnologías de la información y comunicación (TIC), ese sistema de almacenamiento y relaciones de diversos grados encontraron un canal más (una prótesis) para abrir brechas inéditas en la cultura organizacional, los procesos de selección, el reclutamiento y la capacitación en las empresas.

En la ulterior etapa había recomendaciones personales, llamadas telefónicas, anuncios en la prensa, asignaciones y solicitudes directas, bases de datos, directorios, convenios con instituciones, bolsa de trabajo y “cazadores de cabezas”.

El papel de las redes juega un rol principal en el desarrollo de las empresas y el mundo laboral. Y nos referimos no solo a la comunicación formal expuesta en avisos e instrucciones planeadas o subitáneas, sino a las informales. Ambas potenciadas por las TI.

Hace unos decenios nadie hubiera adivinado que también los medios creados, o por lo menos mayoritariamente utilizados por redes familiares y de amigos para esparcimiento y juego, como Facebook o Whatsapp, se convertirían además en una herramienta indirecta de caza de talentos, reclutamiento laboral o canal de avisos directivos.

laptop

Caza talentos

Más aún: hay talentos en las interrelaciones que con las TIC elevaron las posibilidades de capitalizar su habilidad. Deben su ascenso en el escalafón no solo a su inteligencia, efectividad y compromiso con la empresa, sino también a que lograron crear redes eclécticas de relaciones, no únicamente con los de su ramo, sino con personas ajenas.

Para muchas empresas la transformación digital ya había iniciado aun antes de la pandemia, casi insensiblemente. Es decir, los mismos empleados y departamentos de RR. HH. ya integraban servicios de almacenamiento de datos, correo electrónico y mensajería para agilizar ciertos procesos administrativos. Ahora se suman las redes sociales.

 

Juan Carlos Cruz │

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *