Estímulos para empleados: la productividad motivada

estímulos

Tener un plan de estímulos laborales para la fuerza de trabajo en la empresa es una gran herramienta para la productividad. ¡Entérate!

¿Cuáles son los mejores estímulos para la productividad de la empresa?

Cuando se trata de mantener y mejorar la productividad de una empresa, es tarea del departamento de Recursos Humanos diseñar las estrategias adecuadas para que los colaboradores den lo mejor de sí mismos. Uno de los métodos más simples y efectivos es ofrecer estímulos que motiven esta productividad de manera constante. ¿Qué clase de estímulos son los más efectivos y cómo implementarlos en la empresa?

Estímulos económicos: son el tipo de estímulo más común, y pueden tomar diversas formas en la empresa; desde bonos por puntualidad, hasta comisiones adicionales por ventas (si es aplicable) o desempeño, como premio al empleado con el mejor rendimiento cada cierto tiempo (mensual, bimestral, semestral, anual, etcétera). Una remuneración extra siempre será atractiva para el empleado, por lo que su implementación es recomendable si se necesita un empuje inmediato a la productividad.

Flexibilidad de horario: aunque al principio pueda parecer un poco contraintuitivo, darle flexibilidad al empleado para manejar sus propios tiempos puede ser un gran empuje para su productividad, ya que diferentes personas tienen diferentes periodos de concentración y motivación.

estímulos

Sin embargo, hay que ser claro en que esta flexibilidad es un privilegio, y si hay un abuso de su parte, se puede retirar. Pero si esto no es problema, dejar que el colaborador maneje sus propios horarios puede ser una técnica sumamente efectiva.

Días de vacaciones adicionales: es normal que todos necesitemos días de descanso adicionales, ya sea por motivos personales, obligaciones o simplemente planes que requieren una ausencia de la oficina. Por eso, ofrecer vacaciones extras si se alcanzan ciertas metas puede ser un estímulo de productividad muy efectivo. Además, no requiere una gran inversión de parte de compañía. Lo mismo puede suceder con días festivos no oficiales, con la idea de tener a todos los trabajadores dando el mejor esfuerzo posible.

Planes de crecimiento: estos planes no solo ayudan a atraer buen talento a las vacantes disponibles, sino que además pueden motivar la productividad al existir un camino tangible de avance dentro de la empresa. A su vez, esto empuja a los colaboradores a competir por ascensos. ¿Tiene tu empresa esta capacidad organizativa?

Administrar a nuestro recurso humano es más que pagar sueldos: es invertir en el desarrollo y motivación de su productividad para obtener los mejores resultados posibles. ¡Acércate con nosotros, que en RH Select somos los expertos en transformar los Recursos Humanos en una herramienta para la prosperidad de todos!

 

Por Sergio A. Martínez │

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *